27 ene. 2012

Soy ingeniero pero sirvo copas en un bar


Recuerdo, cuando antaño, no hace mucho más de 10 años, la gente se enorgullecía al decir lo que era, lo que le habría costado años de estudio y esfuerzo, de dinero gastado en instituciones que otorgaban un título que hacía que dejarás de ser un simple "Don Juan del Castillo" para pasar a ser "Médico Don Juan del Castillo", "Periodista Ana Pérez" e infinidad de ejemplos más. 

Ahora nos avergüenza, ya no somos lo que estudiamos.

"¿Y a qué te dedicas en la vida?" ha borrado el fuerte impacto que causaba el "¿Y qué eres?", y ya no podemos contestar acorde a lo que luchábamos por ser, sino a lo que aun estamos luchando por intentar ser de alguna forma. No puedo contestarte "He estudiado ingeniería técnica pero sirvo cervezas en un bar del centro", ya dejé de ser ingeniera y simplemente estoy intentando sobrevivir a la mierda de sistema del que trago mucho a diario. 

Soy más bien apolítica, y sé que esto a la larga acarreará en mi, de cierta manera, sentirme ignorante en muchas ocasiones en los que se tocan temas actuales e importantes para todos. Temas insustanciales para mi, ya que la política me sigue oliendo igual de mal. 

Dibujo de @DaniGonzalez_ de @ElMicroondas_
A los universitarios ya no nos dicen "seréis grandes publicistas" o "seréis 
grandes psicólogos", sino que nos pintan el futuro de un color muy oscuro, y nos animan a ser unos pocos grandes o conformarse a ser insignificantes. Algunos profesores ya ni siquiera se molestan en darte una bofetada con la cruel realidad que te espera al finalizar la carrera, porque este sistema funciona así, necesitan que pagues por sacarte los estudios, para       que puedan seguir viviendo de nuestro futuro incierto. Fomentan nuestro esfuerzo con unas cuantiosas becas -nótese la ironía-, que esperamos en algunas ocasiones hasta final de curso, muchas hasta mediados, la gran mayoría nunca llegan, por lo que el Estado debe tener en cuenta que al universitario le financian los estudios la familia, o los trabajos en épocas estivales o incluso en épocas lectivas. 

A lo único a lo que nos educan, es a ser muy capaces de dejar de darse un capricho de vez en cuando, a renunciar a ser mínimamente "feliz" saliendo a tomarse algo, a comprarse un detalle, nos educan a AHORRAR. En esto, el ministerio de educación y ese sistema político no falla

Todo es ahorrar, lo leemos en todas partes "2x1; ¡menú a ocho euros, a cinco!; Con la compra del periódico te regalamos un abridor -el que te hacía tanta falta y ahorrarás comprarte-; Tráenos tu coche y te regalamos el seguro gratis por 10 años con la compra de uno nuevo; Antes 20, ahora 19'99" y mi etcétera de ejemplos daría para más de un chiste para reír, o llorar. 

Sin mencionar que después de hacer que vivamos el día a día como si fuera el último céntimo en nuestra cuenta bancaria, el "carpe diem económico", vivir al límite, en la duda de "¿Pasará la tarjeta de crédito hoy?", teniendo en cuenta que compras la cena para la familia y, esperas que, de alguna manera, queden sobras para subsistir un poco más a la intemperie, hasta que te llegue la paupérrima nómina. 

Ya no podemos permitirnos ser "grandes publicistas", ya sólo ponemos nuestra ilusión en que nos toque la lotería que jugamos con el poco dinero que nos sobra cada día, y que incluso no tenemos. Ya no existe ese "mundo de oportunidades". 

Tratando de dejar clara mi visión personal, no soy una gran periodista, ni seré una gran ingeniera, ni siquiera seré una publicista, según mis profesores, debo considerarme afortunada si consigo terminar la carrera (ya que los ánimos son inexistentes), y encuentro un trabajo que "tenga relación con lo que estudio", a pesar del título.

Puede que no llegue a ser publicista, pero la única a la que permitiré pintar MI futuro seré yo, y hace tiempo que dejé el verde esperanza para pintarlo de verde militar. 


1 comentario:

Dj Punto G dijo...

Soy argentino y esta fue la realidad Argentina desde que nací y x eso me fui de mi pais, sino que aqui en España es algo nuevo y no estan acostumbrados, pero yo si. Todo tiene solucion, si de verdad quieres estudiar algo recibirte y ejercer tu oficio, tienes que prepararte además de en las materias, en la vida. O sea te recibes y inmediatamente no te cases ni tengas hijos, si el pais donde vives no tiene lo que necesitas te vas al pais donde si lo tiene y al no tener responsabilidades todavia consigues lo que quieres ;) Lamentablemente eso no lo enseñan en ninguna universidad, solo se aprende en la calle y el que no se dió cuenta a tiempo a veces cuando lo hace es un poco tarde y ya lo pilla casado, con hijos y no puede moverse igual.